lunes, 7 de julio de 2008

EL SATELITE SIMON BOLIVAR

EL SATÉLITE SIMÓN BOLÍVAR
Es el primer satélite artificial propiedad del Estado venezolano que estará en órbita a mediados de 2008. Será administrado por el Ministerio del Poder Popular para Ciencia y Tecnología a través del Centro Espacial Venezolano (CEV) para el uso pacífico del espacio ultraterrestre. Estará ubicado a 35.786,04 kilómetros de la superficie de la tierra con una órbita geoestacionaria.
El objetivo del Satélite Simón Bolívar es facilitar el acceso y transmisión de información. Entre ellos se encuentra la transmisión de mensajes por internet, transmisiones de telefonía, televisión, telemedicina y tele-educación. El gobierno venezolano dice que además servirá para la integración latinoamericana e impulsará a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). Uruguay cedió su órbita a Venezuela a cambio del 10% de la capacidad que tiene el satélite.

Especificaciones
Inversión de 241 millones de dólares americanos.
Construido y Diseñado en la República Popular China.
Vida útil aproximada de 15 Años.
Sistema mediano con una Carga Útil de 28 transportadores.
Peso aproximado de 6 mil kilogramos.
3.6 metros de altura, 2.6 metros en su lado superior y 2.1 metros en su lado inferior. Los brazos o paneles solares miden 31 metros, cada uno de 15,50metros de largo.
Satélite de tipo Geoestacionario (gira en forma sincrónica con la Tierra) de una orbita fija e irradiador de luz, para un rango superior de área.
Ubicado a 36.000Km aprox. de la Tierra.

Historia
El Satélite Simón Bolívar nace como parte del proyecto VENESAT-1 impulsado por el Ministerio de Ciencia y Tecnología a mediados de 2004. Ese mismo año se iniciaron conversaciones con la Agencia Espacial Federal Rusa, en principio se trató de concretar el convenio con Rusia pero ante la negativa de éste a la propuesta venezolana de transferencia tecnológica, que incluía la formación de técnicos especializados en el manejo del proyecto Satélite Simón Bolívar, Venezuela decide abandonar la propuesta rusa. Luego en octubre de 2004 el Estado venezolano decide iniciar conversaciones con China quienes aceptaron la transferencia tecnológica.
Fue fabricado por la Administración Nacional China del Espacio por un valor de 240 millones de dólares según las especificaciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, además estará encargado de poner en órbita a este satélite. Se espera que con la puesta en órbita del satélite, Venezuela pueda obtener mayor independencia tecnológica. Es probable que el gobierno de Venezuela construya un centro espacial con colaboración técnica china
Junto al Ministerio para el Poder Popular para la Ciencia y Tecnología participan también los ministerios de Infraestructura; Ambiente; Defensa; Industrias Ligeras y Comercio; Planificación y Desarrollo; Comunicación e Información y Relaciones Exteriores.
Lanzamiento
El Ministerio del Poder Popular para la Ciencia y Tecnología anunció que el lanzamiento del satélite será después de los Juegos Olímpicos Beijing 2008 específicamente en el mes de septiembre.

EL SATÉLITE VENEZOLANO "SIMÓN BOLÍVAR"
Venezuela por primera vez incursiona de forma activa en la tecnología satelital, y lo hace como política pública con fines pacíficos y al servicio de los venezolanos.
Luego de un período de análisis, estudios y negociación, nuestro país concreta este martes 01 de noviembre la firma del contrato para el desarrollo del Proyecto sobre el Uso Pacífico del espacio, entre el Gobierno de la República Popular China y la República Bolivariana de Venezuela, con la presencia del Presidente de la República, Hugo Rafael Chavez Frías. Este proyecto de ocupación del espacio suprayacente, se inicia a través de la adquisición de un satélite que será lanzado en el año 2008 desde China, país que participa en el proyecto como proveedor y generador de transferencia tecnológica satelital, respetando la total armonía de Venezuela.
El satélite Simón Bolívar, proyecto impulsado y coordinado por el Ministerio de Ciencia y Tecnología, contempla cubrir todas aquellas necesidades nacionales que tienen que ver con telefonía, transmisión de información, acceso y transmisión de mensajes por Internet, sobre todo en aquellos lugares que por poca densidad poblacional no se han desarrollado las empresas de telecomunicaciones comerciales. Igualmente, pretende consolidar los programas y proyectos ejecutados por el Estado, garantizando llegar a los lugares más remotos, colocando en esos lugares puntos de conexión con el satélite, de tal manera que se garantice en tiempo real educación, diagnóstico e información a esa población que quizás no tenga acceso a ningún medio de comunicación y formación.
Nuris Orihuela, viceministra de investigación e innovación del MCT, y miembro de la Comisión Presidencial para el uso pacífico del espacio, manifiesta que el satélite Simón Bolívar en una primera fase ofrecerá dos grandes beneficios, primero seguridad absoluta en el tráfico de las telecomunicaciones que el estado requiere, y segundo consolidación de programas sociales vinculados a la educación y a la medicina. Y luego progresivamente el satélite tendrá uso para la observación e investigación.
El satélite será colocado en la órbita doméstica y dará cobertura a todo el territorio nacional, con una vida útil de 15 años , se desarrollará en conjunto entre el proveedor y el personal venezolano que participará en el diseño, fabricación y lanzamiento del mismo. Todo el diseño y elaboración del satélite se realizará bajo las especificaciones de Apéndice 30B de la UTI, Unidad Internacional de Telecomunicaciones.
El satélite Simón Bolívar, es un gran paso hacia la soberanía del país en las telecomunicaciones y una valiosa herramienta para hacer de los sistemas de comunicación, factores determinantes del bienestar social.
**** Venezuela cubrirá todas aquellas necesidades nacionales que tienen que ver con telefonía, transmisión de información, acceso y transmisión de mensajes por Internet, sobre todo en aquellos lugares que por poca densidad poblacional no se han desarrollado las empresas de telecomunicaciones comerciales.
En el año 2008 el pueblo venezolano ocupara parte del espacio ultraterrestre con el uso de la tecnología satelital, así lo expreso la Ministra de Ciencia y Tecnología, Marlene Yadira Córdova durante el acto de la firma del convenio con China para el desarrollo del Satélite Simón Bolívar, proyecto impulsado y coordinado por el MCT.
El evento se realizó en el salón Ayacucho del Palacio de Miraflores, contó con la presencia del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías, representantes del ejecutivo nacional, la aviación venezolana, y autoridades del MCT.
La titular de Ciencia y Tecnología manifestó igualmente que la firma del convenio es fundamental en términos de la soberanía nacional y comunicacional, pues se tomará el espacio ultraterrestre para colocar allí un satélite y de esta forma ningún país podrá tener control sobre la información y las comunicaciones expresada en imágenes, en voz o en datos que sea transmitida entre las instituciones del estado venezolano, entre las misiones o entre Venezuela y otro país en función de lo que son los intereses de este pueblo.
Entre los beneficios que tiene la firma de este convenio se destaca el hecho de que Venezuela saldará la deuda social y construirá la soberanía tecnológica del país, así como también generará una mejora en las condiciones de vida y repercutirá en la transferencia de conocimiento que permitirá a 90 venezolanos viajar a China para formarse durante la propia fabricación del satélite, y adquirir lo necesario para fabricar y crear nuestra propia tecnología satelital. Del grupo de venezolanos que viajaran 15 cursarán doctorados, 15 maestrías en diversas áreas aeroespaciales vinculadas a la fabricación de la tecnología satelital y las 60 restantes se capacitarán para el control de órbita y manejo de tráfico.
El presidente Hugo Chávez indicó que el satélite tendrá gran impacto social y económico y servirá para el desarrollo de la telemedicina, la educación, y la integración de redes telefónicas, resaltando que el mismo, será diseñado, fabricado y manejado por Venezuela, porque si no, no sería venezolano.
Por su parte, el señor Luo Ge, Administrador de la Administración Nacional China del Espacio, expresó estar seguro que con el Satélite Simón Bolívar Venezuela elevará la capacidad de aplicación de la tecnología espacial e impulsará el desarrollo de las diversas actividades industriales que promuevan el desarrollo económico, tecnológico, progreso social y el mejoramiento del nivel de vida del país.
Igualmente Luo Ge, manifestó admiración y respeto al pueblo venezolano por la decisión estratégica que significa la puesta en orbita del satélite, puesto que el desarrollo y la aplicación de la tecnología espacial constituyen uno de los medios más eficientes por los cuales un país logra elevar el poder integral y brincar en el desarrollo de su ciencia y tecnología.
Sabías que a partir del año 2008 Venezuela podrá contar con una plataforma que, en materia satelital, respaldará la telefonía, la transmisión de información, y el acceso y transferencia de mensajes por Internet, es muy cierto.
El Satélite Simón Bolívar, enmarcado en el proyecto Vensat-1, plan que lleva adelante el Ministerio de Ciencia y Tecnología, permitirá, además del posicionamiento mundial, que Venezuela cuente con un recurso tecnológico que ampare los canales de comunicación estratégicos evitando su interferencia e intervención, y adicionalmente rompa las limitaciones de acceso a zonas remotas e integrándonos con países de las regiones suramericana y caribeña.
Esta plataforma cuenta con varias vertientes, entre ellas se puede destacar la posibilidad de ampliar la transmisión de canales radio y Tv, con fines educativos y culturales con alcance regional, el soporte de conectividad para centros de acceso a Internet (Infocentro y CBIT) en zonas sin cobertura por las redes convencionales de telecomunicación, y la posibilidad de consolidar programas de telemedicina y teleeducación.
Nuris Orihuela, presidenta de la Comisión Aeroespacial, manifiesta que en comparación a los más modernos satélites, el Simón Bolívar posee una base tecnológica completamente digital, y la carga útil de telecomunicaciones instalada es de última generación, ?El satélite cuenta con una forma común de clasificación, por sus dimensiones (peso-tamaño) lo que en el fondo representa la cantidad de transportadores que están a bordo, en nuestro caso es mediano. Tiene una carga útil de 28 transpondedores (pequeños 10 a 12, grandes más de 36).
Ubicado en una posición orbital 78° oeste, el satélite Simón Bolívar tendrá una carga útil, con un peso de 5.100 Kg., dimensiones: 2,36 x 2,10 x 4 sin desplegar los paneles solares, Brazo de paneles solares: 15,5 metros a cada lado, acotó Orihuela.
En relación al lanzamiento del satélite, Nuris Orihuela, expresa que el mismo será proyectado desde China, ya que el lanzamiento requiere de instalaciones (cosmódromo) con las que no contamos en Venezuela, y el centro de lanzamiento más cercano a nosotros está localizado en la Guyana Francesa, y se hace difícil movilizar la estructura desde el lugar de fábrica (China).
Dicho lanzamiento desde el país de fabricación no afectará la soberanía del planetoide, ésta será plena. El satélite Simón bolívar es y será de bandera venezolana y su control una vez en órbita estará totalmente en manos de personal entrenado para cumplir con esta tarea.

Países de Latinoamérica se verán beneficiados
Es importante dar a conocer que la adquisición del satélite no sólo beneficiará a Venezuela, sino que, gracias a su amplio espectro, permitirá que otros países adquieran conexión, tomando en cuenta que Venezuela tiene un vínculo exclusivo. La huella de cobertura se distribuye de la siguiente forma: Banda C: Cuba, Dominicana, Haití, Jamaica, Centroamérica, sin México, toda Suramérica, sin los extremos sur de Chile y Argentina. Banda Ku: Haití, Cuba, Dominicana, Bolivia, Paraguay y Uruguay. Banda Ka: se reserva exclusivamente para Venezuela (C y Ku además).
Por otra parte, Nuris Orihuela manifestó que más que comprar un satélite Venezuela se encuentra en un proceso de apropiación tecnológica, de allí la incorporación de jóvenes venezolanos en entrenamiento tanto formal (conducente a título) como en capacitación técnica en calidad de operadores, tanto de satélites como de telepuertos.
?La estrategia es crear la masa crítica necesaria para iniciar programas de investigación y desarrollo nacionales en materia aeroespacial. Es importante agregar que en el mapa de alianzas internacionales para alcanzar esta meta se encuentran otros países, en Asia, además de China, se cuenta con un instrumento de cooperación con India y actualmente se discuten instrumentos similares con Brasil y Argentina?, indicó Orihuela.

Inversión
La inversión destinada para el desarrollo del satélite es de 250 millones de dólares, monto integral, que incluye no sólo el satélite, su lanzamiento, las instalaciones terrestres asociadas, sino también los costos derivados de la capacitación del personal que lo operará. Tomando en cuenta que dicho personal ya está siendo preparado en China.
El satélite Simón Bolívar, es una gran paso hacia la soberanía del país en las telecomunicaciones y una valiosa herramienta para hacer de los sistemas de comunicación, factores determinantes para el bienestar social.
60 profesionales técnicos conforman la 2da. delegación de venezolanos que partirá a la ciudad de Beijing en la República Popular China, con el propósito de recibir entrenamiento para la operación del Satélite Simón Bolívar.
TSU en Informática, Lic. en Computación e ingenieros en Sistemas, telecomunicaciones, electrónica entre otras disciplinas, fueron previamente seleccionados para capacitarse por un período de un año en el área de satélite y telepuerto para el control de órbita y manejo de tráfico. Este grupo iniciará su entrenamiento a partir del 15 de marzo de 2007 y se incorporará a los 30 primeros profesionales que, desde el año 2006, cursan en China maestrías y doctorados en materia de fabricación de plataformas satelitales.
Lorena Martínez, Ing. en Informática fue una de las postuladas por el Frente Francisco de Miranda y comentó sobre sus expectativas, “son muy altas ya que este proyecto es ambicioso y le traerá beneficios importantes a nuestro país en diversas áreas. Nosotros emprendemos este viaje no sólo a estudiar sino a conocer una cultura milenaria y, por supuesto, a dejar también parte de nuestras tradiciones sembradas... esta oportunidad la vamos a utilizar para realizar un intercambio de saberes con la República Popular de China nación que nos está abriendo sus puertas”, concluyó.
Igualmente, Raúl Hernández, Ing. en Sistemas, postulado por el Centro Nacional de Tecnología e Información, (CNTI) ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para las Telecomunicaciones e Informática, explicó que luego que regresen de china serán entes replicadores de todos los conocimientos que adquirieron en ese hemisferio, “Después que nos den el entrenamiento, vamos a llegar a Venezuela para trabajar directamente en la Agencia Aeroespacial Venezolana, allí vamos a estar monitoreando el satélite, trabajando con todos los datos que se van a transmitir a través de él y con todo lo que tiene que ver con la telemetría y la órbita del satélite”, dijo.
La formación de talento humano en tecnología aeroespacial va acompañada de la creación de condiciones para la investigación y desarrollo de proyectos satelitales, destinados a la consolidación de proyectos sociopolíticos.
El Proyecto Satelital Simón Bolívar (Venesat-1), tiene entre sus objetivos disponer del primer satélite venezolano dirigido a cubrir las necesidades nacionales de movilización de tráfico de telecomunicaciones, telemedicina, teleeducación, información y comunicación de los organismos públicos gubernamentales, centros productivos, organizaciones sociales y comunidades, mediante el desarrollo de una red satelital con fines sociales, apuntando hacia la soberanía e independencia tecnológica.
Este proyecto le va a permitir a Venezuela llevar educación y salud hasta las regiones más remotas, es decir, aquellas poblaciones desasistidas debido a su gran lejanía de los centros poblados principales del país.
El Sistema Satelital Simón Bolívar está conformado por un satélite de 28 transportadores, 2 etaciones terrenas de control y un telepuerto. Posee dos fases, una de fabricación, lanzamiento y desplazamiento a posición orbital final; y, otra que incluye: mantenimiento en órbita y manejo de trafico.
El financiamiento será otorgado por el Fondo de Investigación y Desarrollo de las Telecomunicaciones (Fidetel), organismo adscrito al Ministerio del Poder Popular para Ciencia y Tecnología, el monto invertido es de aproximadamente 50 millones de bolívares por cada uno de los profesionales.
Tardará 29 meses la preparación para el lanzamiento de la estación, luego de la firma del convenio. El Gobierno Bolivariano se ha asegurado de que China transferirá tecnología en el área mediante la suscripción de este acuerdo.
Durante el programa dominical Aló Presidente fue presentado un ejemplo de lo que será el satélite Simón Bolívar, con el que contará el país a partir de 2008. El proyecto que avanza hacia su consolidación se encuentra actualmente adelantado.
***** Se ha concebido y negociado desde la perspectiva de las necesidades de Estado y del proceso transformador. Va a ser utilizado para manejo de información estratégica del Estado, comunicaciones en todo el sentido y lo que significa datos e imágenes que requerimos para apoyar las misiones y programas sociales, explicó la titular de Ciencia y Tecnología, Yadira Córdova.
Esta herramienta podría permitir también apoyar a otros países en el desarrollo de sus programas y proyectos sociales, debido a su capacidad y especificaciones técnicas.
Es un satélite de ultima generación y cuenta con cerca de seis mil kilo de peso. En este momento se está en la etapa de redacción del contrato comercial que luego de firmado se concretará en 29 meses.
Uno de los aspectos destacados de la transacción que se realiza con China, es que la decisión que ha tomado el Gobierno Bolivariano tiene como base que se produzca la transferencia de la tecnología.
***** Es la única manera de poder ir saliendo de la dependencia que ahora tenemos que no es solamente tecnológica sino que se refleja en lo económico y el control, incluso político, que tienen otras latitudes sobre nosotros, señaló la ministra.
Se espera que en el 2008 se realice el lanzamiento de la estación de transmisiones satelital para avanzar en esta dirección y aprovechar así la posición ventajosa de Venezuela por su cercanía al Ecuador.
***** Impacto en el costo de las comunicaciones; observación territorial en cuanto a planificación y toma de decisiones; mejoras agrícolas; preservación de fronteras; manejo climático; protección de la biodiversidad y planes urbanísticos, son algunos de los beneficios sociales que ha dado como resultado el proyecto VeneSat-1, con el Satélite Simón Bolívar?, así lo dio a conocer Yadira Córdova, ministra de Ciencia y Tecnología, durante una videoconferencia con la comisión aeroespacial venezolana que se encuentra en la República Popular China.
Los 30 jóvenes becados que conforman la comisión aeroespacial tienen el reto de construir, crear y generar los conocimientos y las nuevas líneas de investigación en este campo. Durante la videoconferencia se conversó sobre los avances y logros de estos profesionales, en cuanto a su formación y capacitación en las maestrías y doctorados en las áreas satelital, telepuerto, telemetría y control.
Obviamente dentro de los planes que tiene la República Bolivariana de Venezuela, investigación y desarrollo en materia aeroespacial es el foco principal sobre el cual vamos a ponerle atención y sobre lo cual ustedes se están formando. No hay una mejor vía que plantearse la formación con investigación y desarrollo como un mecanismo para transferir el conocimiento y, sobre todo, para sembrar, en productos concretos, los conocimientos que ustedes están y seguirán adquiriendo a lo largo de su vida pero más aún van a desarrollar conocimiento propio porque de eso se trata el doctorado?, apuntó Córdova.
Según la Ministra de Ciencia y Tecnología, Yadira Córdova, el plan aeroespacial contempla que los integrantes de la comisión aeroespacial desempeñen roles que van desde la participación tanto en proyectos de investigación y desarrollo en materia aeroespacial como en proyectos de creación de unidades académicas. Asimismo, que adquieran el compromiso de convertirse en activadores de los cambios en los diseños curriculares preexistentes y creen nuevas líneas de investigación; como también creen mecanismos de transferencia de conocimiento para la altísima capacidad de formación.
***** El proyecto aeroespacial no fue concebido solamente para un proyecto de satélite; sino que es un elemento de punta que te arrastra toda una red de conocimientos, talento, decisiones e infraestructura que permite fortalecer las capacidades nacionales y latinoamericanas, explicó Córdova.
Para Venezuela es un logro haber concretado el proyecto VeneSat-1 que abarca la fabricación del satélite, con espacios para la investigación y desarrollo como el Centro Espacial Venezolano y el Centro de Investigación y Desarrollo Aeroespacial (CIDAE); la formación de 90 profesiones, es decir, talento del más alto nivel en esta materia y con los marcos regulatorios que se manifiestan con la plena discusión de la Ley de la Agencia Bolivariana Aeroespacial, que dará a luz la creación de dicha agencia.
También otras vertientes que son los proyectos relacionados con observación territorial, gracias a la ubicación de una antena de captación de señales en el IVIC y la adecuación de los laboratorios de electrónica y microelectrónica de la Fundación Instituto de Ingeniería.

Beneficios de la incorporación del Satélite.
Gracias al Satélite Simón Bolívar, el ciudadano común contará con ventajas, beneficios y cambios que supone y significa la incorporación de la tecnología satelital en la dimensión estratégica del país, en cuanto a la independencia tecnológica y nuestro avance en capacidad propia en todo este campo.
El VeneSat-1 fue concebido como un proyecto satelital para uso de los programas, misiones sociales y para uso del Estado en general, de tal manera que poner todo este beneficio al servicio de las comunicaciones para los programas sociales se expresa no sólo en las ventajas concretas en cuanto a la eficiencia de esos programas, sino además en mayor información para el pueblo venezolano y posibilidades de contraloría social sobre estos programas.
Deseándoles éxito y exhortándolos a que traigan el conocimiento al mayor nivel posible, el presidente de la República, Hugo Chávez, despidió este miércoles 14 de marzo, a los 60 profesionales técnicos que conforman la 2da. delegación de venezolanos que partirá a la República Popular China, con el propósito de recibir entrenamiento para la operación del Satélite Simón Bolívar.
“Estoy seguro de que ustedes pondrán en alto en nombre de Venezuela, para venir aquí luego a la construcción de esa nuestra tecnología venezolana, asimilada, nacionalizada y apropiada para nuestro proyecto de desarrollo”, expresó Chávez a la delegación que estuvo como invitada especial durante la transmisión del programa Aló Presidente radial Nº 275.
Estos profesionales TSU en Informática, licenciados en Computación e ingenieros en Sistemas, Telecomunicaciones, Electrónica entre otras disciplinas, recibirán entrenamiento y se capacitarán durante un año en el área de satélite y telepuerto para el control de órbita y manejo del tráfico de telecomunicaciones.
El grupo de 60 venezolanos partió a la ciudad de Beijing el pasado viernes 16. Todos van a capacitarse como operadores: 25 de telepuerto y 35 de satélite. Los operadores de telepuerto controlan el mecanismo que permite mover un tráfico de telecomunicaciones, es decir, conectar el satélite para transmitir una señal específica; mientras que el operador de satélite, es el encargado de maniobrar y controlar la posición del satélite y también evaluar su funcionamiento.
Los 60 profesionales se incorporan a los 30 primeros que, desde el año 2006, cursan en China maestrías y doctorados en materia de fabricación de plataformas satelitales; de tal forma que durante este año 2007 los 90 van a estar juntos.
Además, estos 30 primeros ya terminaron su primer año de formación académica y ahora pasan a entrenamiento en plantas de telepuertos y estaciones de control real, las cuales están en este momento en China haciendo las mismas actividades que se van a desarrollar en el futuro en Venezuela.
El presidente de la República, Hugo Chávez, indicó que el proyecto Venesat 1 está pensado, diseñado e impulsado en el marco de la soberanía e independencia tecnológica.
Según Nuris Orihuela, presidenta del Centro Espacial Venezolano, la idea de reunir estos dos grupos en China, es que a la hora de que lleguen a Venezuela se pueda conformar una estrategia sólida de apropiación tecnológica y de desarrollos autónomos, “Esta semilla de los primeros 90 que forman parte de varias oleadas, conforman la base a partir de la cual en Venezuela, iniciamos nuestra propia investigación y desarrollo en materia aeroespacial”, concluyó Orihuela.
La tarea es muy importante porque estos jóvenes están asumiendo, como equipo un reto tecnológico de avanzada y de mayor complejidad, es decir, se trata del dominio del conocimiento ya que Venezuela no está simplemente comprando a China un paquete tecnológico, sino que verdaderamente es un proceso de transferencia tecnológica.
Beneficios del Proyecto Satelital.
Con el satélite se podrá llevar:
Educación hasta las regiones más remotas
Salud hasta las poblaciones que debido a su gran lejanía de los centros poblados principales del país, se encuentran desasistidas.
Cubrir las necesidades nacionales de movilización de tráfico de telecomunicaciones digitales.
Servicios de telefonía, fax, Internet
Implementar programas de telemedicina, tele educación
Información y comunicación de:
1. Organismos públicos gubernamentales
2. Centros productivos
3. Organizaciones sociales y comunidades
Apoyo en esta materia a otros países latinoamericanos.
Todo ello mediante el desarrollo de una plataforma o red satelital con fines sociales, apuntando hacia la soberanía e independencia tecnológica.

El Satélite
El Sistema Satelital Simón Bolívar está conformado por un satélite de 28 transportadores, 2 estaciones terrenas de control y un telepuerto. Posee dos fases, una de: fabricación, lanzamiento y desplazamiento a posición órbital final; y otra que incluye: mantenimiento en órbita y manejo de tráfico.
Es artefacto estará a una distancia de 36 mil kilómetros. El Satélite Simón Bolivar, entrará en órbita en agosto del 2008.
La formación de talento humano en tecnología aeroespacial va acompañada de la creación de condiciones para la investigación y desarrollo de proyectos satelitales, destinados a la consolidación de proyectos sociopolíticos.

Miembros de la delegación
Usbel Infante, egresada de la Unefa y postulada por la Gobernación del estado Miranda, manifestó: “Para mí es muy importante la participación en este proyecto porque forma parte de los pasos que vamos dando poco a poco para lograr el país que queremos... esto es el granito de arena para crecer y demostrarle a todo el mundo de lo que nosotros en Venezuela somos capaces de hacer”.
Nallyve Sánchez, Lic. en Computación y funcionaria de la Fundación para el Desarrollo de la Ciencia y Tecnología del estado Carabobo expresó: “Fui postulada por Fundacite Carabobo, entré en el proceso de selección y estoy aquí con la mayor disposición de aprender en China todo lo relacionado al Satélite, aún no se hablar chino pero quiero aprender”.
Valentín Carrello, Ing. de Sistemas indicó: “Me siento bien por haber sido seleccionado y espero aprender todo lo necesario para poder impulsar el desarrollo de las tecnologías en el país”.

LA REVOLUCIÓN LLEGA AL ESPACIO
Entrevista con Nuris Orihuela,
Presidenta del Centro Espacial Venezolano,
Este proyecto es el más grande en la historia venezolana. La tecnología china marcará el futuro de las telecomunicaciones patrias con un soporte y aprendizaje para los jóvenes venezolanos. Un proyecto integrador para beneficio de la humanidad
Aproximadamente 3 mil satélites artificiales orbitan alrededor de la tierra, todos ellos cumplen funciones distintas y responden a intereses determinados por el gobierno o la empresa que los controle. Estos intereses pueden penetrar la información primordial contentiva de un gobierno, empresa u organismo, así como la mismísima privacidad de cualquier ciudadano del mundo.
De allí, parte el interés del gobierno venezolano en dirigir todos sus esfuerzos en crear una plataforma tecnológica en la figura de un trascendental proyecto denominado, “Satélite Simón Bolívar”, un proyecto tecnológico sin precedentes en la historia venezolana con el objetivo primordial de lograr en nuestro país la tan ansiada independencia tecnológica.
Por ello, la Presidenta del Centro Espacial Venezolano, Nuris Orihuela, cabeza visible de esta cruzada tecnológica, nos explica acerca de este increíble proyecto que pondrá a nuestro país no sólo en la mira de la comunidad internacional, sino que reafirmará las palabras del presidente Chávez de hacer de Venezuela una pequeña potencia mundial y de colocar el tricolor patrio en lo mas alto del firmamento.

¿Qué es el proyecto Satélite Simón Bolívar?
“Este proyecto es una iniciativa histórica desde el punto de vista tecnológico, es la puesta en marcha de un proceso de transformación que nos llevará a otros niveles de manejo de la información y sobre todo nos permitirá hacer de los procesos de integración una herramienta verdadera, es un proyecto venezolano para la humanidad y su beneficio”.
¿A cuánto asciende el costo del satélite?
“El satélite tiene un valor de 240 millones de dólares, una inversión a futuro por lo que representa en el aspecto educativo, social, de la salud, de la economía y de la soberaía. Es una inversión que se pudo hacer con otros países, pero con la República China los dividendos en tecnología y aprendizaje, bien valen la inversión”.

¿En que fecha estará el Satélite Simón Bolívar en el espacio?
“Tenemos una ventana de tiempo, que hasta ahora se ha establecido en el segundo semestre del 2008, allí inciden dos factores: El primero, que no tengamos retardo en el cronograma, es decir, que no se presenten imprevistos de importancia, por eso el monitoreo es permanente, que no falte esto aquí, que si falto esto allá, nosotros mantenemos comunicación activa con los ingenieros chinos, y ellos viajan a nuestro país para informar el progreso del satélite, los informes son mensuales y muy completos y se avizora un éxito del proyecto. Segundo, el tema de la colocación del satélite en orbita. Allí se abren elementos como la condición climática, la hora y la rotación terrestre. Además de la posición de los demás astros, todo esto se toma en consideración para que la colocación sea exitosa, es como un juego de mecano en el que no debes fallar al colocar tus piezas. Por supuesto, que al lanzar este satélite el presidente Chávez estará presente, y ya todos van a ver con sus propios ojos que el sueño de tener un satélite venezolano es una hermosa realidad”.

¿Tendremos una agencia espacial al estilo de otros países?
“Nuestra figura estaría en un orden de comisión espacial, investigativa, con fines diferentes. La nuestra seria dependiente ministerial, la única administración en el continente es la NASA, nuestra figura administrativa espacial estaría supeditada a otros intereses, la administración americana maneja otros conceptos, nosotros estamos empezando con la idea clara de que en un futuro podamos tener el liderazgo regional”.

¿De que tipo será nuestro primer satélite?
Nuestro satélite es de características geoestacionarias, de una orbita fija e irradiador de luz, para un rango superior de área. Para hablarte mas claro, es un satélite geoestacionario. Un término más digerible y conocido. Sus dimensiones son de 3.6 metros de altura, 2.6 metros en su lado superior y 2.1 metros en su lado inferior. Estas dimensiones de la caja satelital son complementadas por los brazos o paneles solares de 31 metros, cada uno de 15 metros de largo.
Los paneles activan el banco de batería a través de la recepción de energía solar cuando se abran, luego de estar estacionado el satélite, todo esto bajo un riguroso sistema de operación que no admite errores. Estos paneles son extremo delicados y van cerrados hasta llegar al espacio donde se abrirán y entonces podremos decir, que nuestro satélite ya está en orbita. Eso a una altura de 200 kilómetros cuando el cohete libere al satélite y de allí, es una ruta solitaria de 36 mil kilómetros, hasta su lugar indicado de estación.
Todo este proceso es dirigido por un motor de apogeo, monitoreado desde tierra. Un motor de 500 newton de poder, que inyecta combustible propelente para impulsarlo, aunado a la energía solar y así dar paso al proceso de manejo humano. Esta nave no va tripulada, es un misil que va soltando tapas con manejo electrónico y humano”.

¿Qué beneficios trae para los venezolanos la puesta en orbita de este satélite?
“Las bibliotecas nacionales, un modo operativo en tiempo real para la educación, dispondremos de 24 canales de TV y 24 de radio, la cantidad de dinero que pagamos por infocentros, redes de telecomunicación y otras, es costosísima, nos vamos a favores enormemente con la adquisición de este satélite porque nos permite tener independencia comunicacional, y lo mejor es que vamos a llevar nuestra señal a todos los rincones donde deseen recibirla”.

¿Es el inicio de una nueva era en las telecomunicaciones venezolanas?
“Más que en las telecomunicaciones se abre un espacio vital, desde el espacio sideral para vigilar nuestros áreas agrícolas, nuestras zonas sísmicas, vigilar nuestro territorio, impulsar la tecnología celular, es el inicio de algo nuevo que debe fortalecerse con el apoyo de todos, esta es una empresa nacional”.

¿En cuánto tiempo está estimada la vida útil del satélite?
“Es posible que nuestro satélite tenga una vida útil de 12 a 15 años, el combustible propelente da para ese tiempo, pero ya nuestro objetivo de cara al futuro estaría encaminada a lanzar nuestros propios satélites, con nuestra propia tecnología y el primero de los nuestros con su carga adicional de propelente saldría de la orbita terrestre para no generar basura espacial”.

¿Era necesaria hacer esta inversión en un sistema tan avanzado?
“Los gastos que Venezuela tiene por concepto de pago satelital son muy elevados, demasiado costoso, por supuesto hablarte de una cifra exacta es imposible porque es un secreto muy bien guardado. Fíjate un ancho de banda de un 1 mega hertz, representa para las comunicaciones estadales dos mil dólares mensuales, nosotros tenemos una dimensión de mil megahertz, imagínate el gasto que nos genera, en nuestro satélite hay mil mega hertz. Eso representa un ancho de banda en términos humanos, el tamaño de una autopista de 24 canales. Nosotros tenemos esos megas gracias a nuestra rápida acción, así nuestro poder comunicacional se basará en nuestros transponedores que le van a dar una excelente capacidad de enlace a nuestro satélite, esta súper autopista va a servir de camino a toda esa información que vamos a manejar, como las señales educativas, prevención y estudio”.


¿Como incide en nuestra soberanía el tener este satélite?
“Bueno es tener nosotros la potestad y la administración sobre nuestras telecomunicaciones, esta es una herramienta de uso estadal, por el momento no podemos mercantilizarlo, quizá en un futuro se haga, pero ahora no esta planteado, la tarea será impulsar la educación, la cultura, los deportes, todo sin la figura de los llamados patrocinantes. Un aspecto buenísimo de esta herramienta es la tele educación, es un elemento de este proyecto que va a enriquecer el saber de los venezolanos, las clases a distancia y el intercambio académico satelital con universidades del mundo, las cuales abrirá espacios para un nuevo concepto educativo. El otro elemento es la telemedicina, esto funcionara de manera que un diagnostico pueda ser dado gracias a un médico en la distancia”.

¿Es común preguntar en vista del interés nacional por este proyecto, si el satélite estará sobre nuestro espacio, cómo se logró la orbita y si será visible desde la tierra?
“Eso es muy importante aclararlo, yo le pido a la gente que dibuje el mapa de Suramérica, dibujen encima a Venezuela, luego tracen una línea como si fuera el ecuador. Nuestro país está diez grados al norte de él, eso son mil kilómetros. Un grado representa 113 kilómetros, matemática simple, esto en torno a la tierra, donde orbitan tres tipos de satélites, es decir, tres niveles orbitales donde se ubican satélites. Nuestro satélite es geoestacionario, como te dije antes, esto quiere decir que donde se coloque en relación al ecuador el se moverá con la tierra, de allí que se llame geoestacionario, en el sentido de las agujas del reloj, esta posición orbital está ubicada a 36 mil kilómetros de la superficie, esto no es casual, fíjate, el radio de la tierra, si la vemos desde una perspectiva aérea, desde arriba, su radio es de 6 mil 371 kilómetros, este radio da origen a una teoría que parte del año 1945, cuando un señor de apellido Clark, predijo que si se lograba colocar un objeto en esa posición, la compensación de fuerzas gravitacionales harían que ese objeto se mantuviera estable en su movimiento conjunto con el planeta, en un balance de fuerzas, es la teoría de las seis veces, seis por seis multiplicación exacta, resultado 36. Nuestra orbita esta en ese rango lo que es excelente para las telecomunicaciones y así iluminar a donde sea que queramos llevar nuestra señal, ahora.

¿Por que no está sobre nuestro espacio suprayacente?
Pues porque en nuestro espacio suprayacente no se cumple la teoría de Clark, va sobre una orbita ecuatorial, sobre la línea, esa ubicación debe permitir un vista permanente para el monitoreo, ha sido complicado, mira para noviembre no teníamos una orbita perfecta para bañar un gran territorio, todos los países tienen una
Orbita establecida, la nuestra es la 82.7 grados, sólo para iluminar nuestro territorio, por eso hubo que rediseñar un satélite para iluminar todo la región americana, y en eso Uruguay nos permitió acceder, a través de un convenio de cooperación, a su orbita que ellos habían declarado ante la OITE que podía bañar a Suramérica, por eso es que el presidente dice con razón que este satélite es una herramienta de integración. Ahora bien, para responderte sobre la visibilidad del satélite, ver un aparato a esa distancia es bastante difícil, con esa envergadura y a 36 mil kilómetros, no creo la verdad, en cuanto a lo de soberanía espacial, eso es un juego de palabras tramposas, en el espacio no hay soberanía, el espacio es de la humanidad, por eso esta iniciativa para impedir que el espacio se privatice. Nosotros tenemos el derecho, no sólo los países grandes”.

¿Se piensa privatizar el espacio?
“Claro que sí, este es un concepto de dominación, hacer del espacio algo para el sustento y administración de las grandes potencias, mercadearlo, hacerlo de ellos solamente, en base a que los países pequeños no poseen la tecnología para llegar a él, una suerte de trampa como te dije, discriminatoria y ofensiva, he allí la importancia de nuestro proyecto que enarbola el derecho a participar en el desarrollo tecnológico. Debemos evitar que el derecho privado se apodere también. Hay cinco tratados que regulan el uso del espacio extraterrestre, derivados de la ONU. El respeto mutuo y el derecho a usarlo, debe ser visto como un derecho mutuo y humano no como un negocio abierto para las grandes potencias o trasnacionales. Tenemos que adelantarnos a eso, después sería demasiado tarde”.

¿Por qué se optó por tecnología espacial china y no rusa, si la experiencia aeroespacial soviética fue exitosa?
La razón fundamental es que Rusia no aceptó las condiciones de transferencia tecnológica propuestas por Venezuela, esa es la razón fundamental. Cuando nosotros conversamos con ellos en la fábrica, les comunicamos que el mandato de nuestro presidente era claro, que un contrato de fábrica permitiera a nuestros estudiantes aprender la tecnología y acceder a las plantas de construcción. Los rusos no aceptaron las condiciones y nosotros amable y cordialmente nos dirigimos a China, la cual nos comunicó inmediatamente que aceptaba nuestras condiciones, y ya ves los resultados, jóvenes venezolanos aprendiendo la tecnología satelital, el desarrollo del software y capacitación técnica para el posterior manejo desde tierra del satélite. Como ves jugamos a ganar, pues con los años nuestro país podrá producir tecnología satelital lo que nos enrumbaría a estar entre las naciones con alto nivel tecnocientifico, dentro de unos años podríamos poseer nuestro propio cosmódromo, y dar asesoría tecnológica a otros pueblos. Nuestra presencia tecnológica se va a hacer más importante con los años y estamos trabajando arduamente en este gran proyecto. Ya tenemos 60 muchachos entrenándose en funciones operativas y de telepuerto, esto no puede ser mejor por las ventajas que nos ofrece China, es una gran inversión, humana y tecnológica”.
Ya que menciona la palabra software, ¿el software libre se aplicará al manejo del satélite Simón Bolívar? Otro punto más que aclarar. Esta tecnología de origen chino no puede ser manejada con software libre, porque lamentablemente usando este sistema informático libre, cualquiera podría acceder a la información y perjudicar el satélite. No descartamos que para otro tipo de manejo se use, pero por lo complejo y delicado del sistema, el software que se usará es propio.
Doctora, ¿qué representa para usted el estar comprometida de lleno con el éxito futuro de este proyecto nacional? “Además de alegría y orgullo, compromiso por hacer de este proyecto un éxito, con mucho trabajo, trabajo arduo, muy arduo y en eso estamos trabajando a tiempo completo con dedicación. Este proyecto como tal tiene mucha demandas de hora, no es simplemente decir lo lanzamos en el 2008 y ya. No. Este es un proyecto que conlleva seguridad, responsabilidad, análisis, investigación, desarrollo, educación y muchos elementos más. Esto significa la creación de una escuela tecnológica nacional, aprovechar para bien la tecnología que se nos presenta y no dejar ir esta gran oportunidad. Como venezolanos debemos sentirnos llenos de orgullo, de que nuestra bandera estará allá, en el espacio, para beneficio de nosotros, de la humanidad, de la educación, de la salud y de todo lo que de felicidad a los pueblos, esa es la dirección correcta hacia el éxito de esta misión revolucionaria”.